• 28 de Enero del 2022

Yo vi cómo Puebla le lloró a Cepillín

El periodista y el Payasito de la Tele / Ray Zubiri

Para Ricardo González Gutiérrez, Cepillín, El Payasito de la Tele, Puebla era una ciudad especial y se volvió más aún tras el infarto que sufrió en 2005, el que cambio su vida.

 

En aquel tiempo, eran mis inicios como reportero. Esa fecha la tengo muy presente, ya que llegaron todos los medios de comunicación, sobre todo los nacionales, televisoras, estaciones de radio y prensa, hasta un terreno, en ese tiempo ubicado en la 11 Sur y Boulevard Municipio Libre, donde se encontraba instalado su circo.

De verdad era increíble observar durante el tiempo que ahí permanecí, 2 o 3 funciones, el cariño de toda la gente, quienes con lágrimas en los ojos, emocionados, sorprendidos, se acercaban al Payasito de la Tele, quien aunque no podía dar función, salía unos minutos a saludar a la gente. Ésta se acercaba a él.

Eran personas de todas las edades, para regalarle un billete y decirle que se curara pronto y que lo querían mucho.

Si no hubiera estado ahí, no lo creería. Yo vi cómo la gente lloraba y le daba dinero para que se curara. Era un sentir colectivo.

Qué decir de los periodistas y reporteros, a quienes nos atendía personalmente junto con su familia en su remolque de lujo, siempre con una gran sencillez y cariño.

El hospital donde fue atendido fue la Beneficencia Española. Al ser dado de alta, salió del lugar con aplausos de los médicos, quienes lo reconocían y salían de sus áreas de trabajo para despedirse del Payasito de la Tele, a quien le habían salvado la vida.

Cepillín logró la fama verdadera, sin la ayuda de Tik Tok y sin ser youtuber, influencer, que proporcionan una popularidad efervescente y que mañana nadie se acuerda de ti. Yo vi el amor del público por Cepillín, yo he escuchado en miles de fiestas sus Mañanitas, yo he escuchado en festivales escolares sus canciones. Yo vi como abuelos se emocionaban de verlo en la calle.

Yo vi cómo fue un artista que cuidó lo que le decía a su público y sobre todo a sus niños.

Ha trascendido Ricardo González Gutiérrez, Cepillín, pero ha nacido un ídolo y una leyenda.

Porque ¿Quién no ha escuchado a Cepillín alguna vez?

 

Ivonne Montero salva su vida con dióxido de cloro

Estos días tuve la oportunidad de platicar con la guapísima Ivonne Montero, quien dio positivo a Covid-19 y, literalmente, la tiro en cama.

Platicamos sobre cómo estaba pasando estos momentos y sin tapujos dijo estoy consumiendo dióxido de cloro, el que, dicho sea de paso, ha sido satanizado y casi casi como si fuera un brebaje maldito, pero la realidad es que son muchos famosos, quienes lo han consumido de manera preventiva y también curativa, recordemos las recientes declaraciones de Érick del Castillo, quien dijo que toda su familia lo tomaba incluso Kate del Castillo.

La noticia que dio Ivonne de su recuperación me parece fabulosa, porque no le importo lo que diga la gente, fue sincera, porque como mamá su prioridad era está bien por su pequeñita

¿Qué tiene de malo? si a ella le funciono tomar dióxido de cloro ¡Esta Padrísimo! Yo le pregunto a toda esa gente mala leche, ¿tú que serías capaz de tomar por salvar tu vida?

¿Tú que le darías a tu familiar si ves que su saturación de oxigeno va de mal en peor? ¡Ha verdad! Ahí la cosa cambia ¿Te quedarías con los brazos cruzados esperando te toque la vacuna?

Por el momento la actriz tiene como secuela daño pulmonar, ya que los primeros días de síntomas y tras hacerse la prueba PCR, siempre salieron negativas y bueno tras varios días se encuentra bastante repuesta y eso se ve en el video que colgó en sus redes sociales.

 

Gabo Guillermo lanzó Ayer y hoy, de mi libreta

Gusto me da que a la gente le vaya bien y más aún si tengo el gusto de conocerlos, como es el caso de Gabriel Guillermo Rodríguez, director Regional de Imagen Radio Puebla. En medio de un ambiente familiar digital y de amigos, llevó a cabo la presentación de Ayer y hoy, de mi libreta, un libro de poesía que es el resultado de algunos años que lleva arrastrando el lápiz.

Este libro que se compone de 168 páginas que logró completar durante esta pandemia, inspirado en la frase “Lo que se sabe sentir, se sabe decir”, de Miguel de Cervantes Saavedra y tras 25 años este es el resultado de su pasión por los clásicos de la literatura latina, los que evidentemente han influenciado su trabajo, como Benedetti, García Márquez, Sabines, Armando Manzanero, Joaquín Sabina entre, otros.

Algo que es una chulada es que el libro salió de forma física, lo que quienes tenemos la buena costumbre de agarrar un libro lo agradecemos profundamente. En esta primera impresión es un tiraje de mil libros, dividido en cuatro capítulos, los cuales no se pueden perder y deseamos que tenga muchas reimpresiones más.

La columna de esta semana ha terminado pueden ir en paz.

 

¡Escúchenme! de lunes a viernes de 11 a 12 horas en La Farándula con Ray Zubiri en el 96.1 FM | www.arroba.fm/puebla/ | y escríbanme  www.rayzubiri.com